“El learning analytics ayudará a reducir las tasas de fracaso escolar y a potenciar el rendimiento de los alumnos”

0

La aplicación de la tecnología al entorno educativo ha ampliado de forma considerable las posibilidades en cuanto a canales y métodos de aprendizaje. Precisamente, en los últimos meses, en los que la educación online ha alcanzado niveles inimaginables hasta el momento, ha surgido un aumento del interés en disciplinas como el Learning Analytics o analítica del aprendizaje.

Hemos hablado con Carlos Poza, Director del Grado en Business Analytics de la Universidad Francisco de Vitoria, que nos ha explicado el impacto positivo que pueden tener para el sistema educativo el Learning Analytics y otras metodologías activas.

¿En qué consiste el learning analytics y en qué se fundamenta?

El learning analytics no es otra cosa que la recolección, medición, análisis e informe de los datos de los alumnos y sus contextos, con el ánimo de entender y optimizar su aprendizaje. Como dicen Daniel Amo y Raúl Santiago, dos referentes en España en este ámbito, es la narración del aprendizaje de los alumnos a través de los datos, cuyo principal objetivo es mejorar el rendimiento académico de los alumnos y la personalización de sus procesos de enseñanza y aprendizaje.

¿Qué beneficios puede tener el learning analytics tanto para las instituciones educativas como para los alumnos?

Los beneficios son innumerables. Las instituciones educativas, por un lado, gracias al learning analytics pueden ayudar y acompañar mejor a los alumnos, que es principalmente lo que nos mueve. Y, al mismo tiempo, los alumnos reciben un trato más personalizado y adaptado a sus necesidades por lo que, bajo mi punto de vista, ayudará a reducir las tasas de fracaso y potenciar el rendimiento de los alumnos.

En el contexto actual en el que estamos adoptando modelos de aprendizaje mixtos, que integran educación presencial y online, ¿qué importancia puede tener el learning analytics?

El learning analytics es fundamental en el momento actual, ya que el modelo híbrido provoca grandes sinergias. La parte presencial aporta sobre todo información cualitativa, pero cuantificable a través de la observación. Y la actividad online ofrece mucha información cuantitativa del tráfico de los alumnos en las plataformas docentes: cuántas veces entra un alumno en el aula virtual, cuánto tiempo, qué contenido suele ver, cuánto participa en foros, etc.

Además de lo anterior, estas plataformas también permiten registrar todos los resultados de las pruebas y exámenes realizados durante todo el curso por los alumnos, por lo que se genera un conjunto de datos tremendamente rico para aplicar análisis preventivos y predictivos de la evolución de los alumnos. En mi opinión esta sinergia entre la fórmula presencial y online es fantástica.

¿Podría una implantación masiva del learning analytics acabar con el modelo educativo tradicional basado en exámenes y pasar a otro basado en datos y evaluación continua del aprendizaje y con mayor personalización?

Es una pregunta que no tiene una respuesta sencilla. Sin duda, el learning analytics promueve la innovación docente y ayuda a transformar el enfoque de las evaluaciones, que yo creo que van a pasar de ser meros exámenes a ser parte del aprendizaje del alumno, como de hecho ya está empezando a ocurrir. Lo que está claro es que el learning analytics permite impulsar la evaluación continua y viva, pues la generación de datos diarios favorece el trato personalizado al alumno. Digamos que podemos corregir a tiempo tendencias de alumnos que vayan más rezagados o, por el contrario, estimular a aquellos que necesiten acelerar su aprendizaje porque destacan por diferentes facetas.

¿En qué etapa se encuentran las Universidades españolas en cuanto a la implantación de este tipo de metodologías?

Diría que están en un estadio incipiente, con una notable diferencia entre ellas, pero no se trata aquí de hacer un mapa de qué universidades están más rezagadas y cuáles más avanzadas.

Afortunadamente, en la Universidad Francisco de Vitoria llevamos unos años decididos al cambio y a la innovación en el aula y esto facilita el desarrollo del learning analytics. De hecho, ya estamos inmersos a través de Canvas, que es nuestra nueva plataforma, en este proceso de analítica de aprendizaje para los alumnos.

¿Se ha notado un mayor interés por el learning analytics en los últimos meses en los que nos hemos visto forzados a trasladar la educación al entorno online?

Absolutamente. Yo creo que de la necesidad nace la virtud y, en este sentido, nos hemos visto obligados a acelerar esa digitalización y acercar todas las fases de aprendizaje de los alumnos hacia la analítica de aprendizaje para hacer un mayor seguimiento de cómo van y cómo ayudarles a crecer como estudiantes.

¿La protección de datos y la ética pueden convertirse en barreras para la aplicación del learning analytics? ¿Cómo se pueden superar?

Tenemos que tratar los datos con la máxima confidencialidad, con el consentimiento de los alumnos y siempre con la intención última de ayudarlos a crecer, en función de los patrones que se esconden detrás de los datos. Digamos que el alumno, con nombre y apellidos, es el centro del learning analytics. Y, por tanto, la ética es absolutamente innegociable, tiene que ser parte del tratamiento y explotación de los datos y no puede verse nunca como una barrera. De hecho, es la ética la que dota de sostenibilidad al uso de los métodos, técnicas y medidas que se aplican en el learning analytics.

El acuerdo SAS-UFV para el grado en Business Analytics es un elemento estratégico clave para nosotros con el que buscamos impulsar nuestras metodologías activas.

Recientemente habéis firmado un acuerdo con SAS para impulsar el grado de Business Analytics powered by SAS, dentro del que se enmarca la inauguración de un aula interactiva. ¿Cómo va a contribuir a vuestra apuesta por el desarrollo de perfiles analíticos y de negocio con background de datos?

El acuerdo SAS-UFV para el grado en Business Analytics es un elemento estratégico clave para nosotros con el que buscamos impulsar nuestras metodologías activas. Aunque la sala es solo la punta del iceberg, representa físicamente lo que queremos: espacios colaborativos, muy digitales, donde el uso de los datos y el software de SAS nos permitan aplicar la metodología del learning by doing.

No solo la sala nos va a ayudar a acelerar la innovación docente y el aprendizaje, sino también y mucho más las certificaciones de SAS, las practicas curriculares y su plataforma de analítica avanzada de datos. Este acuerdo nos coloca en otra liga en el uso de metodologías activas y en la formación universitaria de Business Analytics.

Por otro lado, los alumnos valoran este acuerdo con una gran ilusión, porque muchas de las cosas que ven en clase de una más forma más teórica, luego pueden aplicarlas a través de la plataforma de SAS, en el aula de SAS de una forma más interactiva y con casos reales.

Es cierto que al principio les cuesta, porque tienen que entender un lenguaje nuevo, una forma de trabajar más cercana al mundo profesional y eso supone un reto.   Pero, al mismo tiempo, están muy ilusionados en certificarse cuanto antes, aprender a utilizarlo y aplicar lo que han aprendido en las clases de minería de datos, en las clases de IA y aterrizarlo en casos concretos a través de la plataforma de SAS.

¿Quieres formarte en SAS?  Infórmate de todas las opciones.

Share

About Author


Editing SAS Spain blogs.

Leave A Reply

Back to Top