¿Cree que sus datos están muertos? ¡Aquí le decimos cómo resucitarlos!

0

¿Tiene datos muertos que se convierten en irrelevantes o no confiables? ¿Le pasa que los datos que extrae por lo general crean confusión en los informes y hacen difícil la toma de decisiones? Si la respuesta es sí y usted está viviendo alguna de estas situaciones en su empresa, es posible que se deba a un vacío en la correcta gestión de la información. Y como todas las cosas muertas, esta es una situación compleja de solucionar, pero no imposible.

A menudo, sucede que a la hora de presentar reportes se utiliza información crítica, pero que ya ha perdido su vida útil. Las personas tratan este asunto de muchas maneras, pero por lo general, no encuentran su valor real. La persona que logra manipular y reconstruir la información con esos datos para entregar reportes a tiempo y de valor a sus clientes y ejecutivos, es casi un héroe. Siendo honestos, la mayoría de equipos continúan entregando informes basados en DOA (dead on analysis) o analítica de datos muertos.

Cuando se presentan datos a punto de morir o en su defecto, ya muertos, así mismo la vida del informe se ve amenazada. Entonces lo mejor, en una situación hipotética, sería que los datos muertos ya permanecieran muertos porque la mayoría de veces se falla en el intento de hacer una reanimación de datos, y lo que se obtiene en su lugar, podría llamarse datos “zombies”. El cerebro de los datos es prácticamente devorado y se comienza a sufrir del mal de informes obsoletos.

¿En dónde podemos encontrar los datos muertos?

Los datos muertos se pueden encontrar en los procesos de consolidación de bases de datos y uno de los casos ocurre en las instituciones de educación superior. El ejemplo más claro se ve cuando se está recolectando la información de los estudiantes desde el momento en el que manifiesta el interés de ingreso hasta cuando envía sus documentos para aceptación y pago de la matrícula. Durante este proceso se crea un ciclo de vida que se detiene en el momento de admisión del estudiante. Así van creando marcadores que van describiendo el estado en el que está pero cuando llega el pago de la matrícula, ¿a dónde se van estos datos? muchas veces el estudiante queda en estado de “solicitante” cuando ya ha sido admitido y ha realizado su pago porque los datos desaparecieron del panorama.

¿Cómo lidiar con los datos muertos?

Lo primero que hay que hacer, como en la mayoría de los casos cuando se trata de datos perdidos, es volver al momento en el que estaban vivos. La clave para la calidad de la información es hacer una revisión del estado de esos datos “muertos” y rescatar los que se puedan salvar. Una vez hecho esto, es necesario pasar por un proceso de integración de los datos y la mejor forma de hacerlo es utilizando SAS Data Quality y Master Data Management. Estas soluciones permiten desenterrar los datos, enriquecerlos y llenarlos de vida.

¿Cómo? La solución SAS Data Management cuenta con una serie de políticas y técnicas de gestión de información de excelente calidad, además ayuda a instaurar en las organizaciones, una cultura basada en la información.

Si quiere asombrarse y decir !Mis datos están vivos!, conozca Gestión de datos SAS para minimizar el riesgo de muerte de sus datos y transformar sus informes con una adecuada planificación para la toma de decisiones oportunas en el futuro.

Share

About Author

SAS Colombia

Leave A Reply

Back to Top